lunes, 11 de abril de 2016

¿Qué hicimos? Partidas de rol los viernes por la noche.

Viernes de rol en el Banshee Errante

De un mes a esta parte, desde el club de rol Banshee Errante hemos estado organizando, cada viernes por la noche, partidas "one shot" de juegos de rol para introducir a todas las personas que estén interesadas, en el mundo de los juegos de rol. Cada sesión tiene una durada aproximada de un par de horas y están dirigidas a grupos de entre tres y seis jugadores. Y hasta el momento hemos probado juegos de reciente aparición como Fragmentos y juegos más clásicos como Leyenda de los Cinco Anillos.

El pasado viernes fue el turno de poner a prueba La Torre de Rudesindus de nosolorol, un juego con un sistema muy sencillo que permite invertir esfuerzos en una sesión muy narrativa centrada en las acciones de los jugadores.




En La Torre de Rudesindus, los jugadores representan lutines, pequeños demonios servidores, de un poderoso mago muy ocupado e incapaz de mantener al día sus quehaceres rutinarios. ¡Ordenar la biblioteca, mentener el grano a salvo de las ratas o dar de comer al gato pueden ser verdaderas aventuras cuando eres un demonio de un palmo de altura! El juego está pensado para partidas con un toque humorístico muy importante y con una gran capacidad para generar dinámicas que emulen comedias de situación televisivas.

En la partida que jugamos el pasado viernes, prácticamente improvisada y muy centrada en relación entre las torpes acciones que iban desarrollando los personajes, éstos despertaban con resaca tras celebrar las vacaciones de su amo. Y se despertaban viendo cómo la torre en la que habitan estaba hecha un desastre así que tocaba ponerse manos a la obra para arreglar tal estropicio ante la inminente llegada del gran mago Rudesindus. Regaron las plantas carnívoras sobrevolando el huerto equipados con un dedal, dieron de comer a la bestia sin nombre, lanzando un jamón desde el tercer piso de la torre, abrieron un paquete equivocado liberando una alfombra voladora y huyeron del gato, lo domaron y le hicieron la manicura entre tantas otras desventuras.

La Torre de Rudesindus es un juego ideal para partidas cortas, para romper el hielo entre jugadores o simplemente para pasar el rato echando unas risas.

No hay comentarios: